Crisoprasa

La segunda variedad más valiosa de calcedonia.

Crisoprasa: Tres cabujones de crisoprasa de diferentes colores de verde. De izquierda a derecha son: un óvalo verde medio de 8 x 10 milímetros cortado de material extraído en el distrito de Marlborough de Queensland, Australia; un óvalo verde claro de 10 x 13 milímetros cortado de material extraído en Brasil; y, un óvalo verde oscuro de 8 x 9 milímetros cortado de material extraído en la India.

¿Qué es la crisoprasa?

Crisoprasa es el nombre de una calcedonia translúcida cuyo color oscila entre el verde amarillento y el verde. Su color verde suele deberse a trazas de níquel. La hermosa crisoprasa verde es la segunda variedad de calcedonia más valiosa después de la sílice gema.

El nombre «crisoprasa» proviene de las palabras griegas que significan «manzana dorada» o «puerro dorado». Hoy en día se utiliza sobre todo para hacer cuentas y cabujones. Las piezas excepcionales de crisoprasa se cortan a veces en piedras facetadas translúcidas.

La crisoprasa como piedra preciosa era conocida por los antiguos griegos y romanos. Se han encontrado algunas piezas entre sus artefactos, pero su uso en aquella época no era común. La crisoprasa se convirtió en una gema popular en Europa después de que se descubrieran depósitos en Polonia en el siglo XVIII. En la actualidad, la mayor parte de la crisoprasa se produce en Australia, pero su uso no está muy extendido porque los suministros son limitados.

Cabujón de crisoprasa: Un cabujón de crisoprasa con un vivo color verde. Derechos de autor de la imagen iStockphoto / wirachai moontha.

El color en la crisoprasa

El color de la crisoprasa está determinado principalmente por su contenido en níquel; sin embargo, el níquel puede aparecer dentro del cuarzo microcristalino de múltiples maneras. Pequeñas cantidades de silicato de níquel mezcladas con el cuarzo, óxido de níquel disperso e iones de níquel libres pueden contribuir al color verde de la crisoprasa. Se cree que el níquel no entra en la red del cuarzo microcristalino.

La crisoprasa se presenta en una gama de colores verdes. Estos van desde un verde amarillento pálido hasta un verde profundamente saturado. La abundancia de níquel determina la intensidad del color verde. Los especímenes de color verde amarillento pálido pueden contener entre 0,2 y 1,0 por ciento en peso de óxido de níquel. Los especímenes de color verde intenso pueden contener hasta un 5 por ciento en peso de óxido de níquel.

El color de algunos ejemplares de crisoprasa es inestable. La exposición prolongada a la luz solar puede hacer que se desvanezca. Si los especímenes descoloridos se encuentran en la superficie en el campo, se puede encontrar un mejor color justo debajo de la superficie. El calor también puede provocar la pérdida de color de la crisoprasa. Hay que tener cuidado durante la reparación de joyas para evitar calentar la piedra. Las piedras talladas y los materiales de las gemas no deben almacenarse ni exponerse en lugares en los que estén expuestos a la luz solar directa o al calor. Una caja, un cajón o un armario de joyería, almacenados lejos de fuentes de calor, pueden proporcionar protección.

Crisoprasa en bruto: Una pieza de crisoprasa que rellena las vetas con roca de pared unida en la parte inferior y superior. La mayor parte de la crisoprasa se encuentra como relleno de vetas o fracturas en peridotita, dunita o serpentinita. Estas fracturas rara vez tienen más de unos pocos centímetros de diámetro, lo que limita el tamaño del bruto. La fractura de la que procede este material tenía unos dos centímetros de ancho.

Geología y distribución de la crisoprasa

Los yacimientos de crisoprasa se producen a poca profundidad en zonas donde se han meteorizado las rocas que contienen níquel. Allí se encuentra como relleno de cavidades, vetas y fracturas. Las vetas y fracturas suelen tener una anchura inferior a unos pocos centímetros y rara vez superan varios metros de longitud. La crisoprasa se extrae por kilo y no por tonelada.

La crisoprasa se encuentra generalmente dentro de la peridotita, la dunita y la serpentinita o asociada a ellas. Estas rocas suelen formar parte de un ofiolito o de una zona de subducción. El níquel que produce el color verde de la crisoprasa se libera a medida que estas rocas se meteorizan.

Gran parte de las primeras crisoprasas del mundo se produjeron en las explotaciones superficiales y subterráneas del yacimiento de Szklary, en Polonia. La explotación minera comenzó en la Edad Media y continuó de forma intermitente hasta 1980, con una actividad renovada en el yacimiento a partir de 2010.

Australia es hoy el principal productor de crisoprasa. Gran parte de la mejor crisoprasa se extrae en el distrito de Marlborough Creek, en Queensland, Australia. Otros muchos yacimientos se explotan en Nueva Gales del Sur, Australia Meridional y Australia Occidental. La crisoprasa también se encuentra en otras partes del mundo. Entre ellas, Kazajistán, la República Checa, Brasil, Tanzania, India, Eslovaquia, Rusia y California.

Posición en el mercado de las gemas

Aunque la crisoprasa es una variedad de calcedonia muy apreciada, rara vez se ve en el mercado de las gemas y las joyas. Por lo tanto, está fuera de la mente del comprador medio de joyas. Rara vez se ve en la joyería comercial porque las piedras de color uniforme y tamaños calibrados son difíciles de obtener en grandes cantidades. La crisoprasa se ve más a menudo en tiendas y sitios web que venden joyas de diseño, de producción limitada o únicas.

Calcedonia verde teñida: Un par de cabujones con un color espectacular que parecen crisoprasas finas o jade. El autor los compró en Etsy, donde figuraban como «crisoprasa», pero la descripción del artículo indicaba que estaban «teñidos». ¿Deben llamarse «crisoprasa» si son calcedonia gris claro teñida de verde? ¿Y si originalmente eran verdes, pero se utilizó tinte verde para mejorar su color?

Tratamientos, simulantes, nombres erróneos

Muchas calcedonias y ágatas ordinarias se tiñen de verde en un intento de simular la crisoprasa. Este material a menudo se vende incorrectamente como «crisoprasa» o «crisoprasa de calcedonia» o «calcedonia de crisoprasa». Estos materiales no son crisoprasa, y tales nombres que incluyen la palabra «crisoprasa» son términos erróneos. El nombre más apropiado para estos materiales es «calcedonia verde teñida».

Tenga cuidado si está comprando crisoprasa. Muchos vendedores creen que cualquier calcedonia verde es «crisoprasa» – incluso si ha sido teñida. Los materiales teñidos suelen tener un aspecto casi perfecto y un color verde uniforme. La crisoprasa auténtica suele presentar alguna variación de color, saturación o diafanidad. También suele contener materiales incluidos. Por lo tanto, si un collar descrito como «crisoprasa» tiene cuentas de perfecta claridad, idéntico color, idéntica saturación e idéntica diafanidad, entonces las cuentas son de imitación, están teñidas o son de fantástica calidad.

Mientras escribía este artículo, la autora visitó populares sitios web de subastas en línea y de vendedores de artesanía. Muchos cabujones y collares de cuentas con un color, una saturación, una claridad y una diafanidad perfectas figuraban como «crisoprasa». En la descripción del artículo no aparecía ninguna mención al «tinte». Cuando se les preguntaba por mensaje privado o por correo electrónico «¿están teñidas estas cuentas?», los vendedores solían responder «sí».

Mtorolita: Una calcedonia verde oscura, casi opaca, que obtiene su color verde del cromo, se encuentra en Zimbabue. Allí se llama «mtorolita».

Otras calcedonias verdes

Hay muchas otras variedades de calcedonia verde. La más conocida es la piedra de sangre, una calcedonia opaca de color verde oscuro con marcas rojas brillantes. La piedra de sangre (también conocida como heliotropo) no tiene el mismo color verde amarillento de la crisoprasa, y el color no es producido por el níquel.

La calcedonia verde oscuro coloreada por el cromo se produce hoy en día en Zimbabue. Allí se conoce como mtorolita. Un material similar producido en Bolivia se conoce localmente como chiquitanita. Estos materiales suelen ser de un verde grisáceo mucho más oscuro y son casi opacos en comparación con la crisoprasa. No tienen el mismo color verde agradable.

El plasma es una variedad opaca de calcedonia verde. Similar a la piedra de sangre, es una calcedonia verde, pero salpicada de marcas amarillas, en lugar de rojas. El plasma suele tener un aspecto muy atractivo. El jaspe verde oscuro salpicado de muchos colores, como el amarillo, el blanco y el rojo, suele llamarse jaspe de fantasía.

«Prase» es un nombre utilizado para casi cualquier cuarzo verde o verdoso. El nombre es antiguo y se utilizaba de muchas maneras. El jaspe verde opaco, la calcedonia verde translúcida y el cuarzo cristalino verde transparente han sido denominados prase durante al menos dos milenios.

Magnesita limón: La magnesita lechosa, de color verde amarillento, se ha vendido en todo el mundo durante las últimas décadas como «crisoprasa cítrica» o «crisoprasa limón». Ese nombre suele ser inapropiado, pero se ha incrustado dentro del lenguaje lapidario. La crisoprasa y la magnesita verde se encuentran a menudo en los mismos yacimientos, y muchos ejemplares son una mezcla de los dos materiales.

«Crisoprasa» de color cítrico o limón

Otro material con nombre de «crisoprasa» es una atractiva roca de color verde lechoso compuesta principalmente por magnesita, un mineral de carbonato de magnesio. Se forma cuando la serpentina es erosionada o alterada por la actividad hidrotermal. Este material opaco suele llamarse «crisoprasa de cidra» o «crisoprasa de limón» por su color cítrico. Un nombre mejor para este material sería «magnesita limón» o «magnesita cidra». Desgraciadamente, el nombre de «crisoprasa» se ha utilizado para este material en todo el mundo durante algunas décadas. Extraerlo del lenguaje del comercio lapidario sería probablemente imposible o llevaría generaciones.

Encontrada en numerosos lugares de Australia, esta hermosa magnesita se encuentra como rellenos de fracturas en peridotita, dunita y serpentina, las mismas rocas que la crisoprasa. También se encuentra en forma de nódulos en los suelos por encima de los cuales esas rocas se están erosionando. De hecho, la magnesita limón y la crisoprasa suelen aparecer en las mismas fracturas y nódulos. Los nódulos pueden tener un núcleo de crisoprasa cubierto por magnesita, o un núcleo de magnesita cubierto por crisoprasa. Los nódulos varían de milímetros a metros de diámetro.

Related Stories

Llegir més:

Coleccionar meteoritos | ¿Cuánto valen los meteoritos?

UNA GUÍA PARA COLECCIONAR Y EL MERCADO DE METEORITOS El cuarto...

Ópalos etíopes – Ópalo precioso, de fuego y común

El "ópalo de Welo" recibe su nombre de la provincia de Wollo, en...

Sonora Sunrise / Sunset: Un paisaje de cuprita y...

Una roca de cuprita y crisocola que hace cabujones de cielo rojo sobre...

Ópalo morado mexicano: Un ópalo común conocido como Morado.

Una variedad púrpura de ópalo común del centro de México Ópalo...

Sal de roca: Una roca sedimentaria compuesta por el...

Una roca sedimentaria compuesta por el mineral halita. Sal de...

Malaquita: Usos y propiedades del mineral y de la...

Utilizada como mineral de cobre, como pigmento, como piedra preciosa y como material...