GNL – Gas natural licuado: importación y exportación

Una forma eficaz de transportar el gas natural cuando no se dispone de gasoductos

Terminales de GNL: Dibujo de terminales de licuefacción y regasificación de GNL. En la terminal de licuefacción (izquierda), el gas natural se recibe por tubería desde un campo de pozos, se licua, se almacena y se carga en buques de transporte de GNL. En la terminal de regasificación (derecha), el GNL se descarga en tanques de almacenamiento, se regasifica y se almacena. A continuación, se comprime y se envía a un sistema de distribución por gasoducto que entrega el gas natural a los consumidores finales.

Buque de transporte de GNL: Un buque de transporte de GNL atracado en la terminal de licuefacción de GNL de Bontang, en Kalimantan Oriental (Indonesia). El GNL se transporta en los cuatro tanques en forma de cúpula del barco. Derechos de autor de la imagen: iStockphoto / Mayumi Terao.

¿Qué es el GNL?

El GNL o gas natural licuado es un gas natural que se ha convertido temporalmente en líquido. Esto se hace para ahorrar espacio: 610 pies cúbicos de gas natural pueden convertirse en un solo pie cúbico de GNL. La conversión del gas natural en GNL facilita su almacenamiento y su transporte allí donde no hay gasoductos.

Se utiliza un proceso de refrigeración para condensar el gas natural en GNL enfriándolo a una temperatura de menos 260 grados Fahrenheit. Este proceso de refrigeración suele ir acompañado de tratamientos que eliminan el agua, el dióxido de carbono, el sulfuro de hidrógeno y otras impurezas.

Para mantener esta baja temperatura durante el almacenamiento y el transporte, el GNL debe colocarse en tanques criogénicos, tanques fuertemente aislados y equipados con unidades de refrigeración.

Cuando un cargamento de GNL llega a su destino o cuando el GNL se retira del almacenamiento, debe ser regasificado. Esto se hace calentando el GNL y permitiendo que se evapore de nuevo a gas natural. La regasificación suele realizarse en una instalación donde el gas puede ser almacenado o directamente en un gasoducto para su transporte.

Terminales de licuefacción y regasificación

Hay dos tipos de terminales de GNL: 1) terminales que convierten el gas natural en GNL, y, 2) terminales que vuelven a convertir el GNL en gas natural. Se denominan terminales de licuefacción y terminales de regasificación, respectivamente. Las terminales de licuefacción están en el lado de la exportación de las transacciones, y las terminales de regasificación están en el lado de la importación de las transacciones.

Las terminales de licuefacción suelen recibir el gas natural a través de un gasoducto procedente de un pozo. Antes de licuarlo, el gas debe ser limpiado de agua, dióxido de carbono, sulfuro de hidrógeno y otras impurezas que puedan congelarse, volverse corrosivas o interferir en el proceso de licuefacción.

Las terminales de regasificación reciben el gas natural, normalmente por barco, desde otras zonas. Una vez regasificado, se envía por gasoducto para su distribución o se almacena temporalmente hasta que se necesite.

Mapa de terminales de GNL: Terminales de GNL existentes en Estados Unidos en junio de 2010. Kenai, en Alaska, es la única terminal de licuefacción construida para la exportación. El resto son terminales de regasificación construidas para la importación. En abril de 2012, el gobierno federal aprobó un plan para convertir la terminal de Sabine, Luisiana, en una instalación de licuefacción para exportar gas natural de Estados Unidos a los mercados asiáticos. Imagen después de la Comisión Federal de Regulación de la Energía.

¿Dónde se produce el GNL?

El primer gran cargamento de gas natural licuado del mundo se produjo en 1964, cuando un barco se cargó de GNL en Argelia y zarpó hacia El Havre (Francia). Antes de 1964, el gas natural en Argelia era un producto de desecho de la producción de petróleo. Era un «producto de desecho» porque no había un mercado local para el gas natural ni un gasoducto para transportar el gas a un mercado lejano. El gas natural se expulsaba a la atmósfera o se quemaba en el pozo. Este despilfarro de gas natural y la degradación de la atmósfera continúan hoy en día cuando no hay mercado, gasoducto o planta de GNL para utilizar el gas.

En la actualidad, el GNL se exporta desde lugares como: Argelia, Egipto, Nigeria, Angola, Omán, Qatar, Yemen, Rusia, Trinidad y Tobago, Australia, Malasia e Indonesia, donde la producción de gas natural supera con creces la capacidad de consumo de los mercados locales. En estos lugares el precio del gas natural es bajo porque hay una oferta abundante con poca demanda local. Ese bajo precio compensa los gastos de construir una planta de licuefacción de GNL, convertir el gas natural en GNL y transportarlo a un mercado lejano.

El papel cambiante del GNL en Estados Unidos

¿Dónde se recibe el GNL?

Japón, Corea del Sur y Taiwán fueron los primeros grandes compradores de GNL. Estas zonas tienen una población muy elevada y muy poco acceso a los recursos nacionales de combustibles fósiles. El GNL les dio acceso a un combustible de combustión limpia que era fácil de distribuir una vez que los gasoductos estaban instalados. Muchos otros países tienen ahora terminales de regasificación. Entre ellos se encuentran: Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, China, Francia, India, Italia, Grecia, México, España, Reino Unido y Estados Unidos.

¿Cómo se almacena el GNL?

El GNL se almacena en tanques de almacenamiento fuertemente aislados que están especialmente diseñados para mantener un líquido a temperatura fría. La mayoría de los tanques son de doble pared, con una pared exterior de hormigón grueso y una pared interior de acero de alta calidad. Entre las paredes hay una gruesa capa de aislamiento muy eficaz. Muchas instalaciones tienen tanques de almacenamiento subterráneos para aumentar el aislamiento.

Por muy bien aislados que estén los tanques, una parte del GNL se desprende y se evapora en forma de gas natural. Generalmente, este gas se extrae del tanque y se utiliza in situ como combustible o se refrigera hasta alcanzar el estado líquido y se devuelve al tanque.

¿Cómo se transporta el GNL?

La mayor parte del GNL se transporta en buques especialmente diseñados, conocidos como «buques de transporte de GNL». Estos buques tienen doble casco para proteger la carga de los daños y como protección contra las fugas. Las cantidades más pequeñas de GNL se transportan en camiones y vagones especialmente diseñados.

Impacto medioambiental del GNL

El gas natural tiene un impacto medioambiental mucho menor cuando se quema que otros combustibles fósiles. Emite menos dióxido de carbono, menos partículas y produce menos cenizas. Aunque el GNL se quema en forma de gas natural, tiene un mayor impacto medioambiental que el gas natural que no ha sido licuado. Esto se debe a que el GNL requiere un gasto de energía para licuar, transportar y regasificar.

Una vez considerados estos impactos, el GNL tiene un mayor impacto medioambiental que el gas natural, pero en general tiene un impacto menor que la combustión de carbón o petróleo.Si se tiene en cuenta que el GNL puede haber sido quemado en origen como producto de desecho, el impacto medioambiental se reduce.

Apoyo y oposición del público a las terminales de GNL

El apoyo del público a los proyectos de GNL es generalmente variado, especialmente en el lado de la importación, donde un gran número de personas puede estar situado cerca de la instalación de regasificación. Aunque algunas personas esperan que el GNL les proporcione una fuente fiable de gas natural económico, a otras les preocupa que la planta de regasificación o los vehículos de transporte puedan explotar o incendiarse. A algunas personas también les preocupa que las instalaciones de GNL sean objetivos terroristas. Aunque el GNL tiene un excelente historial de seguridad, no se puede asignar a estas preocupaciones una probabilidad de cero.

La geografía del gas natural

La geografía del gas natural cambia constantemente. Los nuevos descubrimientos de gas natural, los nuevos gasoductos y las nuevas terminales de GNL pueden aumentar el suministro local. Un aumento de la oferta local puede hacer bajar los precios, lo que puede estimular la demanda. El aumento de la demanda puede elevar los precios, estimular la actividad de perforación, lanzar proyectos de gasoductos y atraer inversiones en instalaciones de GNL. La geografía del gas natural es dinámica.

Related Stories

Llegir més:

Coleccionar meteoritos | ¿Cuánto valen los meteoritos?

UNA GUÍA PARA COLECCIONAR Y EL MERCADO DE METEORITOS El cuarto...

Ópalos etíopes – Ópalo precioso, de fuego y común

El "ópalo de Welo" recibe su nombre de la provincia de Wollo, en...

Sonora Sunrise / Sunset: Un paisaje de cuprita y...

Una roca de cuprita y crisocola que hace cabujones de cielo rojo sobre...

Ópalo morado mexicano: Un ópalo común conocido como Morado.

Una variedad púrpura de ópalo común del centro de México Ópalo...

Sal de roca: Una roca sedimentaria compuesta por el...

Una roca sedimentaria compuesta por el mineral halita. Sal de...

Malaquita: Usos y propiedades del mineral y de la...

Utilizada como mineral de cobre, como pigmento, como piedra preciosa y como material...