Inversiones en pozos de petróleo y gas – ¡Lo que hay que saber!

¿Quiere invertir en un pozo de gas natural?

Cosas importantes a tener en cuenta de Kenny DuBose, ingeniero petrolero y asesor de inversiones registrado.

“¿Por qué se me ha presentado este trato?” Siempre hay que hacer las paces con la razón por la que un proyecto que exige un análisis de alta ingeniería -técnica, económica, geológica y mecánica- busca el dinero del hombre de la calle. Derechos de autor de la imagen iStockphoto / Westphalia.

Si eres el receptor de un cheque de regalías de petróleo y gas, tu familiaridad con la industria puede llevarte a preguntar si se puede ganar dinero con la participación directa en la perforación de pozos de petróleo y gas. No es raro que las propuestas de perforación de pozos de petróleo o gas natural acaben en la mesa de personas ajenas al sector. La participación directa puede ser lucrativa, pero la precaución es la consigna cuando se entra en el mundo de la perforación de pozos de petróleo y gas. Este artículo explica cómo ser prudente en este terreno. Si está pensando en participar en la perforación de un pozo, siga leyendo para conocer mejor los riesgos (y las recompensas)…

“¿Por qué se me presentó este negocio?”

“¿Por qué este acuerdo vino a mi manera?” Esta es una pregunta de importancia primordial. Habla de una cuestión subyacente significativa en relación con cualquier proyecto que requiera mucho capital: la cuestión de la adecuación del capital apropiado a la empresa. El capital adecuado procede de inversores instruidos en el arte de la negociación que entienden las cuestiones jurídicas y técnicas en juego, y son capaces de evaluar los riesgos adecuadamente, Y que pueden permitirse una pérdida total de capital. No se equivoquen: la perforación de pozos de petróleo y gas natural es una propuesta extremadamente arriesgada, no apta para los débiles de corazón. “Los petroleros van a Las Vegas para calmar sus nervios” no es una exageración.

Así pues, aunque hay un puñado de respuestas legítimas a esta pregunta, siempre hay que hacer las paces con la razón por la que un proyecto que exige un análisis de alta ingeniería -técnica, económica, geológica y mecánica- busca el dinero del hombre de la calle. A veces, es porque la gente con experiencia en la industria no lo ve como una propuesta atractiva. Por ello, se dirige a la gente del club de campo, que busca adeptos que quizá no evalúen los riesgos con rigor. Para ser justos, la respuesta puede ser simplemente que uno tiene un amplio capital para asignar a empresas más arriesgadas, y como tal, los acuerdos petroleros encajan en el proyecto. Si es así, que así sea. Uno puede conseguir mucho, muy rápidamente en una jugada bien ejecutada (jerga de los campos petrolíferos para los proyectos de perforación). Así que, una vez consideradas las dos caras de la moneda, veamos algunos de los riesgos.

Riesgo de las personas:

En pocas palabras, esto debería ser lo primero en la línea de las decisiones que uno debe tomar. No hay suficiente tinta para cubrir el tema de la confirmación de la honestidad, la integridad, la capacidad profesional y el historial de las personas que gestionan el acuerdo. ¿Es el operador propuesto del pozo un operador con experiencia; ha operado en la zona; hay una exposición medioambiental extraordinaria; es la empresa financieramente sólida; tiene un seguro adecuado? ¿Está invirtiendo mucho dinero en el proyecto? Tienes muchos riesgos adicionales por delante. Lo último que necesitas son personajes dudosos al frente.

Yacimiento de petróleo y gas: Esta ilustración es típica de cómo se muestra un yacimiento de petróleo y gas en un libro de texto de ciencias. Aunque muestra el concepto correctamente, los yacimientos son siempre mucho más profundos que éste y eso hace que sean difíciles de encontrar, de alcanzar y de desarrollar. Perforar un agujero en la tierra a miles de metros de profundidad, cementar en él una carcasa de acero, perforarlo con precisión en el lugar adecuado y equiparlo para llevar ese preciado hidrocarburo a la superficie no es un paseo.

Riesgo mecánico:

Perforar un agujero en la tierra a miles de metros de profundidad, cementar una carcasa de acero en él, perforarlo con precisión en el lugar correcto (erre que erre, no donde está el agua salada), y equiparlo para llevar ese precioso hidrocarburo a la superficie no es un paseo. Se hace todos los días, pero a menudo con costosos contratiempos en el camino. Un mal trabajo de cementación puede permitir la canalización de petróleo, gas natural o agua detrás de la tubería de revestimiento, en lugar de dentro, donde debe estar. A veces, los atributos de los yacimientos exigen filtros de arena e incluso productos químicos especializados, que a menudo no son favorables para las tuberías de acero, especialmente cuando se combinan con temperaturas superiores a los 200 grados Fahrenheit.

En resumen, hay muchas cosas que pueden salir mal mecánicamente entre el inicio de la perforación y la entrega del primer cheque en el banco. La realidad es que el profano no tiene forma de mitigar el riesgo mecánico una vez que el proyecto está en marcha. Dependerá de la experiencia del operador y del contratista de perforación que haya elegido.

Gasoducto de gas natural: Un pozo de gas espectacular en una zona aislada podría no poner dinero inmediato en su bolsillo. El gas debe tener un camino hacia el mercado. Muchos pozos de gas están “esperando el gasoducto” durante meses o años. La construcción de un gasoducto requiere inversores, trabajadores cualificados, equipos, buen tiempo y negociaciones sobre el derecho de paso de cada propiedad que atraviesa. Derechos de autor de la imagen iStockphoto / Asterix0597.

Riesgo de las reservas:

El tamaño (y las características de producción) del yacimiento que se explota tiene MUCHO que ver con que un proyecto tenga o no sentido económico. Si se introduce una pajita en un yacimiento de petróleo o gas natural del tamaño de la piscina de su patio trasero, bueno, ya se entiende. Recuerde que se trata de una operación petrolera: está buscando una rentabilidad superior a 5 a 1 y, con suerte, de 20 a 1. Lo que hay que entender es que las reservas recuperables pueden variar, y de hecho lo hacen, y su determinación depende de conjeturas, como el control de los pozos, la evaluación sísmica y la producción histórica de la zona, por nombrar algunas. Esta evaluación puede estar abierta a la interpretación, especialmente si hay opiniones encontradas entre los inversores sobre los resultados de los análisis. Algunos pueden arrepentirse y abandonar, dejándole a usted con un precio más alto del que inicialmente esperaba.

Así pues, dar con un yacimiento de petróleo o de gas no hace a un petrolero. Tiene que ser de suficiente tamaño para que importe.

Riesgo de precio de las materias primas:

Bien, digamos que ha tenido la suerte de encontrar oro negro o algo de ese gas natural de combustión limpia. Ahora hay que venderlo. Los hidrocarburos en bruto son productos básicos, lo que significa que usted venderá los suyos exactamente al precio que el mercado ofrezca, ni más ni menos. Como ocurre con todas las materias primas, existen numerosos factores que determinan su valor, sobre los que usted no tiene ningún control. Lo más sencillo es recordar que usted (ni la empresa que explota su pozo) tiene una influencia significativa en el precio al que vende su producto.

Las previsiones razonadas son lo mejor que se puede hacer, a menos que se haya establecido una cobertura de precios.

El riesgo “tú”:

¿Eres capaz de gestionarte a ti mismo, es decir, tus emociones internas? Un proyecto de perforación exige a menudo que se tomen decisiones en el camino. Por ejemplo: ¿Aceptas colocar el revestimiento en el pozo? Esta suele ser la primera y más fundamental de las preguntas. Usted está tomando una decisión sobre la productividad estimada del pozo, eligiendo entre seguir gastando más dinero para completar el pozo o declararlo desierto. Otras posibles tensiones emocionales pueden venir en forma de decisiones sobre cómo seguir adelante a la luz de los elementos perdidos en el pozo que requieren costosos procedimientos de “pesca”, o trabajos de “compresión” para cortar el agua no deseada, o largas esperas para los enganches de las tuberías, o… ya te haces una idea.

En resumen, vaya con los ojos abiertos. Asegúrate de entender el alcance de las decisiones que puedes tener que tomar.

Riesgo de la estructura de la operación:

Suponiendo que todos los planetas se hayan alineado hasta ahora, examine detenidamente las condiciones específicas de la operación. ¿Qué parte de su capital de entrada se destina a los costes directos? ¿Quiénes y en qué medida son los demás los que se ven “arrastrados” (es decir, arrastrados como participantes sin ninguna obligación de poner su dinero en la operación)? ¿Es razonable la diferencia entre su NRI (participación en los ingresos netos) y su WI (participación en la explotación)? Recuerde que todos los socios que pagan tienen que asumir su parte del canon que se paga al propietario de la tierra, ya que éste no tiene ningún coste en la operación (al fin y al cabo, lo que se busca es su petróleo o gas natural). Lee el acuerdo de explotación (que te deberían proporcionar), que aborda las condiciones de explotación en curso, en caso de que tengas éxito. ¿Es razonable la cuota mensual de gestión? (con suerte) la pagarás durante mucho tiempo. Y no olvides considerar cómo puede afectar este proyecto a tu situación fiscal. Por último, eche un vistazo a los demás participantes en el acuerdo. Pocas cosas hablan más fuerte que el dinero de un patrocinador invertido en condiciones similares a las tuyas.

No cabe duda de que los Estados Unidos ofrecen la posibilidad de que el profano se transforme en “petrolero”. Y hay operadores reputados que están más que dispuestos a que te unas a ellos. Hay riesgos en abundancia, pero si tienes el estómago y el dinero para jugar, tú también podrías unirte a unas cuantas estrofas de “Ole Jed’s a Millionaire”.

Sobre el autor

Kenny DuBose es ingeniero petrolero y asesor de inversiones registrado. Fue presidente de Cheyenne Minerals, una empresa independiente de petróleo y gas en Houston TX, y ahora dirige The Oil and Gas Mineral Services Company. Se puede contactar con él en el 713.240.9275, o en kennydubose@mineralweb.com

Related Stories

Llegir més:

Coleccionar meteoritos | ¿Cuánto valen los meteoritos?

UNA GUÍA PARA COLECCIONAR Y EL MERCADO DE METEORITOS El cuarto...

Ópalos etíopes – Ópalo precioso, de fuego y común

El "ópalo de Welo" recibe su nombre de la provincia de Wollo, en...

Sonora Sunrise / Sunset: Un paisaje de cuprita y...

Una roca de cuprita y crisocola que hace cabujones de cielo rojo sobre...

Ópalo morado mexicano: Un ópalo común conocido como Morado.

Una variedad púrpura de ópalo común del centro de México Ópalo...

Sal de roca: Una roca sedimentaria compuesta por el...

Una roca sedimentaria compuesta por el mineral halita. Sal de...

Malaquita: Usos y propiedades del mineral y de la...

Utilizada como mineral de cobre, como pigmento, como piedra preciosa y como material...